Alimentos sanos para una piel sana

Todos somos conscientes de la importancia de una alimentación sana y equilibrada para mantener un buen estado de salud. Con frecuencia evitamos los alimentos con un alto contenido en grasa o azúcar, para cuidar nuestra línea, dando preferencia a otros más sanos, como frutas, verduras y el resto de los alimentos propios de la dieta mediterránea.

No hace falta pensar mucho para darse cuenta de que lo que comemos se refleja directamente en nuestro aspecto y también en cómo nos sentimos, pero aún así, en la mayoría de las ocasiones, desconocemos los efectos particularmente positivos que tienen determinados alimentos sobre algunos de nuestros órganos.

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo; ocupa una superficie de unos 2 metros cuadrados y tiene un peso aproximado de unos 5 kilos. Como el resto de los órganos, la piel se ve afectada por diversos factores, tanto externos (fundamentalmente por la exposición a la luz del Sol) como internos (como la alimentación o la exposición a diversas toxinas), que afectan a su aspecto y producen su deterioro.

¿Quieres tener una piel con un aspecto joven y sano?

Echa un vistazo a la siguiente lista de alimentos y trata de introducirlos en tu alimentación para conseguir que tenga el aspecto que deseas.

Alimentos ricos en vitamina C

La vitamina C es imprescindible para la creación de colágeno, una proteína estructural esencial. La encontrarás en prácticamente todas las frutas, especialmente en los kiwis, cítricos y fresas.

Algunas verduras, como los pimientos rojos, son también ricas en esta vitamina.

Alimentos ricos en vitamina A o retinol

La vitamina A es importante para la regulación de las mucosas y de la piel, e interviene en la formación y el estado de las células epiteliales. Una deficiencia de vitamina A hará que tu piel produzca demasiada queratina, provocando que tenga un aspecto áspero, con imperfecciones, y causa además la aparición de la llamada “piel de gallina”.

La encontrarás en gran cantidad en carnes y productos lácteos, además de en verduras como el brócoli o la zanahoria, y también en las batatas.

Alimentos ricos en antioxidantes

Los antioxidantes protegen la piel de la exposición al Sol y previenen además el envejecimiento prematuro. Los encontrarás en los tomates, brécol, cebollas rojas, espinacas, aguacates, uvas, bayas (arándanos, moras, fresas y frambuesas, entre otros), cítricos… y también en el café y el té verde.

Alimentos ricos en hierro

Su carencia producirá que la piel parezca pálida, desvitalizada y sin brillo. Encontrarás este elemento fundamental en la carne roja, pero también en leguminosas como la soja en grano o las lentejas.

No olvides que para que la piel luzca joven y sana debes también mantener tu cuerpo siempre hidratado, y tampoco elimines todas las grasas de tu alimentación.

Los ácidos grasos esenciales (como los ácidos Omega-3 y Omega-6 que encontrarás sobre todo en pescados como el atún, el salmón o las sardinas, y en frutos secos como las nueces) son imprescindibles para mantener la piel hidratada y sana.

 

Para más información sobre dietas y alimentación sana, te recomendamos visitar el blog Factor Macros.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar